Defectos Visuales (Ametropías)

Un defecto refractivo o ametropía es una alteración ocular que ocasiona un enfoque inadecuado de la imagen en la retina (visión borrosa), lo cual produce una disminución de la agudeza visual. El caso contrario, en el que los objetos se enfocan de forma adecuada en la retina y obtenemos una imagen nítida, se denomina emetropía.

Los tipos de ametropías son:

  • Esféricas: el error de refracción del dioptrio es uniforme en todos los ejes del espacio (miopía, hipermetropía y presbicia o vista cansada).

  • No esféricas: el radio de curvatura de alguna de las superficies del dioptrio no es uniforme, no es una esfera, y el error de refracción es distinto en los distintos ejes del espacio (astigmatismo).

Esféricas:

  1. Miopía: defecto refractivo consistente en que el ojo no puede enfocar objetos lejanos, formándose la imagen de estos por delante de la retina, haciendo que aparezcan borrosos, se corrige con lentes negativas, divergentes.. La miopía se debe principalmente a dos causas:

    • exceso de potencia de refracción de los medios transparentes del ojo

    • o exceso de longitud del globo ocular.

Tipos de miopía:

    • Miopía juvenil (miopía de aparición temprana): aparece entre los 9 y 11 años, progresando hasta los 20 años de edad. Se estabiliza alrededor de las 3-4 dioptrías (D).

    • Miopía de aparición tardía: aparece entre los 15 y 18 años, ocasionalmente sobre los 20. Tiene una progresión lenta y raramente excede las 2 D.

    • Miopía patológica (magna o degenerativa): a partir de 6 D. Va asociada a degeneraciones de la retina, del vítreo y de la coroides. Se corre el riesgo de desprendimiento de vítreo posterior, hemorragias maculares, agujeros maculares, desprendimiento de retina y neo-vascularización coroidea.

  1. Hipermetropía: la imagen en un ojo hipermétrope se forma por detrás de la retina, por tanto aparece borrosa. Esto provoca desde mala visión de lejos, hasta emborronamiento constante o intermitente de cerca o fatiga visual, se corrige con lentes positivas, convergentes.. Los factores que causan esta ametropía son:

    • acortamiento del eje anteroposterior del ojo

    • aplanamiento de la córnea congénito o adquirido (por un traumatismo o enfermedad corneal)

    • cambios de índice en el cristalino (asociado a la edad o diabetes)

    • ausencia del cristalino (afaquia) o por su luxación posterior.

Tipos de hipermetropía:

    • Hipermetropía simple: es la más común, debido a una causa refractiva o axial.

    • Hipermetropía patológica: puede deberse a una anatomía ocular anormal, a un mal desarrollo, una patología ocular o trauma.

Desde el punto de vista acomodativo:

    • Hipermetropía latente: es compensada por el tono del músculo ciliar.

    • Hipermetropía manifiesta: no la compensa el tono del músculo ciliar. Se divide en dos tipos:

      • Hipermetropía facultativa: a pesar de no ser compensada por el tono del músculo ciliar, se compensa acomodando.

      • Hipermetropía absoluta: no puede ser compensada ni por el tono del músculo ciliar ni acomodando.

  1. Presbicia o vista cansada: con la edad, el cristalino se endurece y pierde elasticidad, por lo que no es capaz de acomodar (acción del músculo ciliar sobre el cristalino, aumentando el espesor del mismo y su potencia), por tanto, no puede ver de cerca con facilidad. La aparición de esta ametropía es inevitable (afecta al 100% de la población). Se manifiesta a partir de los 40 años, aumentando progresivamente hasta llegar a una pérdida completa de la capacidad de acomodación alrededor de los 50-55 años. Afecta tanto a miopes como a hipermétropes, aunque en estos últimos aparece antes.

No esféricas:

  1. Astigmatismo: ametropía en la cual los rayos de luz que inciden paralelos en el ojo no son refractados por igual en todos sus meridianos. La mayor parte del astigmatismo se debe a la forma no esférica de la córnea, aunque también puede deberse a irregularidades en el cristalino (como un descentramiento del mismo o una variación en su índice de refracción). Una córnea astigmática presenta dos meridianos principales, uno más plano y el otro más curvo, perpendiculares entre si. Esto provoca que los rayos que llegan a la retina se focalicen en dos puntos distintos, obteniéndose una imagen distorsionada. El astigmatismo puede presentarse aislado o combinado con una miopía o hipermetropía. Además hay que tenerlo en cuenta en la corrección de la presbicia.
    Tipos de astigmatismo:

    • Astigmatismo regular: tiene los meridianos principales a 0º y 90º.

    • Astigmatismo oblicuo: meridianos principales a más de 30º.

    • Astigmatismo irregular: el origen puede ser por una patología ocular, un traumatismo o tras una cirugía ocular. Su corrección es más complicada.